PROPIAS Y PRESTADAS

"En estos tiempos, lo fundamental para el ser humano es luchar contra el
aburrimiento"
Fernando Savater

miércoles, 13 de mayo de 2015

PALITOS DE CALABACÍN CON DIP DE CEBOLLAS CARAMELIZADAS

"Antes del impresionismo no había sombras azules."
Oscar Wilde






2 o 3 calabacines, dependiendo del tamaño
1 taza de pan rallado sazonado (yo sazone el pan rallado con "sazonador Iberia")
1/2 taza de queso madurado rallado
2 o 3 cucharadas de orégano seco
2 huevos ligeramente batidos

Dip:
1 cebolla grande
2 cucharadas de mantequilla
2 cucharadas de vinagre de vino
2 cucharadas de mostaza
2 cucharadas de miel
1 taza de mayonesa




Cortar los calabacines en palitos.
Colocarlos en un colador y ponerles sal. Dejarlos reposar así al menos por una hora, para que drenen líquido.
Enjuagarlos y secarlos con un paño de cocina.



Mientras tanto, preparar el dip.



Derretir la mantequilla en una sartén, a fuego medio y añadir las cebollas cortadas en juliana; y dejar caramelizar, revolviendo . Bajar el fuego y continuar la cocción hasta que las cebollas se tornen de un color marrón dorado. Es importante cuidar que no se quemen, añadiendo cucharaditas de agua si la preparación comienza a secarse demasiado.
Se retiran del fuego y se dejan enfriar un poco.
Se lleva al procesador las cebollas caramelizadas, vinagre de vino, miel y mostaza. Se mezcla hasta volver una pasta. Añadir sal si se desea. Se añade la mayonesa y se forma una crema. Se lleva a la nevera hasta el momento de servir.

Precalentar el horno. Engrasar una bandeja de hornear y cubrirla con papel encerado (o en su defecto, papel de aluminio). Se engrasa ligeramente el papel.

En un bol combinar el pan rallado sazonado, el queso madurado rallado y el orégano seco.
Pasar los palitos por el huevo batido, luego mezclar con el pan rallado.

Colocar en la bandeja y llevar al horno hasta dorar.

Servir con el dip.





RIGATONI CON SALSA CREMOSA DE ESPINACAS

"Hay un solo niño bello en el mundo y cada madre lo tiene "
   José Martí 





500  gramos de rigatoni
1 paquete de queso crema
Espinacas frescas, lavadas y secadas
Queso madurado rallado
1 cebolla
Cebollín
1 pimentón rojo
Sal
Pimienta
Ajo

Cocinar la pasta en suficiente agua salada, hasta quedar “al dente”.
Aparte, lavar bien las hojas de espinacas, y secarlas con ayuda de la centrífuga de lavar lechuga.

Cortar en brunoise la cebolla y el pimentón. Cortar fino el cebollín.


En una cacerola con un poquito de aceite, sofreír la cebolla, pimentón, y el ajo. Añadir las espinacas, condimentar con sal y pimienta. 


Al estar cocinadas las espinacas retirar del fuego. Añadir el queso crema y el queso rallado y mezclar bien. Bañar con esta salsa los rigatonis y servir de inmediato.


domingo, 3 de mayo de 2015

POLLO AGRIDULCE

«Y no es morir lo que más asusta, sino el que, cuando uno quiera morir, no pueda alcanzar la muerte»
Sófocles



2 pechugas de pollo grandes, sin hueso
1 taza de fácula de maiz (corn starch, “maizina americana”)
Sal condimentada (yo usé Sabroseador Completo Iberia)
Pimienta
Ajo
y cucharadita de salsa de soya
2 huevos batidos
½ taza de aceite

Para la salsa agridulce:
1 taza de azúcar
⅓  taza de salsa de tomate ketchup
½ taza de vinagre de vino
1 cucharadita de ajo
1 cucharadita de sal
1 cucharada de salsa de soya




El pollo se corta en dados, se limpia bien. En un bol se mezclan bien, los dados de pollo, sal condimentada, salsa de soya, ajo, y la fécula de maíz.
Se pone a calentar bien el aceite. Una vez caliente, se pasan los dados de pollo por el huevo batido, con ayuda de un tenedor o una pinza, se sacude el exceso y se fríe ligeramente, por dos minutos aproximadamente cada pieza.
Se prepara una bandeja de hornear aceitada, cubierta de papel de aluminio aceitado a su vez.
Se mezclan bien los ingredientes de la salsa agridulce.
Se colocan allí los dados de pollo, y se llevan al horno por 30 minutos. Luego se bañan con la salsa agridulce y se llevan al horno por otros 30 minutos aproximadamente, o hasta que se vean dorados y glaseados.